Más allá del dolor

El dolor crónico puede llegar a tener un gran coste psicológico, emocional y social para las personas que lo padecen. Esta condición obliga a las/os pacientes a transitar una serie de cambios, que en muchas ocasiones constituyen pérdidas en la mayoría de los ámbitos de sus vidas: pérdida del bienestar previo a la enfermedad, cambios de rol, limitación corporal, pérdida del trabajo, etc.

Los cambios producidos por la adaptación al dolor son duelos que las/os pacientes han de integrar, para conseguir una vida con el mayor nivel de bienestar posible.

El dolor activa el sistema de alerta del cerebro, aumentando el miedo, la ansiedad, la irritabilidad y el estrés, es por ello por lo que Mindfulness se postula como una de las intervenciones más eficaces para manejar el dolor crónico y adaptarse a él. El trabajo con la atención, sobre todo con la consciencia corporal, y las actitudes que la acompañan contribuyen a desarrollar una relación saludable con el dolor, recuperando la visión del cuerpo como un recurso más allá del sufrimiento y aumentando el bienestar psicológico y emocional.

La atención plena o Mindfulness permite construir un espacio en el que buscar alivio para el dolor, disminuyendo la ansiedad y el sufrimiento, cultivando, mayoritariamente, una actitud de aceptación y resiliencia ante el dolor.

El presente curso está basado en los programas de atención plena para el tratamiento del dolor crónico con mayor reconocimiento y evidencia empírica disponibles en el campo de la psicología. Los elementos fundamentales del curso son la consciencia del momento presente, la relación con el dolor y su manejo, la respuesta ante situaciones desagradables y la ecuanimidad.

Si bien Mindfulness ha demostrado suficientemente su eficacia en el alivio del sufrimiento, este curso no sustituye a ningún tratamiento médico, psicológico o psiquiátrico.

Objetivos

  • Mejorar la relación con el dolor:
    • Aceptar el dolor crónico.
    • Disminuir la percepción de dolor.
    • Conocer los límites y regular el nivel de activación en cada momento.
  • Mejorar la salud mental:
    • Disminuir los síntomas depresivos.
    • Disminuir los síntomas ansiosos.
    • Aprender herramientas para la gestión del estrés.
    • Disminuir los pensamientos catastrofistas en relación con el dolor.

  • Mejorar las relaciones interpersonales:
    • Cultivar la bondad hacia uno mismo y hacia los demás.
    • Comprender el mundo emocional propio y ajeno.
  • Mejorar la autoeficacia:
    • Potenciar las fortalezas y virtudes de cada usuario.
  • Incorporar la práctica de atención plena a la vida cotidiana.
  • Aumentar las actividades placenteras.
  • Vivir una vida de acuerdo con los propios valores.

Sesiones

  • 1. Conociendo tu dolor

Psicoeducación del dolor crónico y los mecanismos psicológicos, físicos y emocionales implicados en su manejo y percepción.

  • 2: Viviendo el presente

Toma de contacto con la atención plena y sus actitudes, especialmente la aceptación, en la relación con el dolor.

  • 3: Aprendiendo a responder

Conocer el papel que desempeñan de las emociones y pensamientos en la forma de reaccionar ante las diferentes situaciones displacenteras que acontecen, así como las herramientas para responder de forma eficiente.

  • 4: Reconectando con tu cuerpo

Aprender a escuchar lo que el cuerpo nos dice, a través de las sensaciones y los ejercicios específicos para desarrollar una mayor consciencia corporal y relacionarnos de forma más saludable con el dolor.

  • 5: Conociendo la compasión

Trabajo de la aceptación y la compasión en la relación con el dolor, así como su incorporación en la vida cotidiana.

  • 6: Regulando emociones

Aprender a reconocer las emociones, así como a gestionarlas desde la aceptación y la compasión.

  • 7: Conectando con los demás

Conocer la importancia de la relación con los demás, aprendiendo a cultivar las relaciones de forma saludable y compasiva.

  • 8: Cuidando de ti

Conocer el sesgo negativo y su impacto en la vida y, especialmente, su importancia en la relación con el dolor.

Consolidación de lo aprendido, haciendo hincapié en el autocuidado y establecer las pautas para continuar cultivando una relación saludable con el dolor.

 

Dirigido a

Personas que conviven con dolor crónico y quieran mejorar su relación con la enfermedad y con su cuerpo, así como obtener los recursos necesarios para adaptarse de la mejor forma posible a todos los ámbitos de su vida.