Cultivando Mindfulness

Curso teórico-práctico de iniciación a la práctica del Mindfulness o Atención Plena.

Mindfulness se ha traducido a la lengua castellana como Atención o Conciencia Plena. El origen del término es la palabra SATI que significa “atención, concentración, recuerdo” en el idioma pali. Consiste en ser plenamente consciente de lo que ocurre en el momento presente, sin filtros ni prejuicios de ningún tipo. Se trata del cultivo de la mente y el cuerpo para aprender a vivir aquí y ahora.

Mindfulness nos enseña a observar, contemplar y examinar lo que nos acontece asumiendo el papel, no de juez, sino de científico. Nos permite desarrollar una observación desapasionada de nuestros procesos mentales lo cual nos proporciona una mayor comprensión de las pautas habituales de pensamiento muy útil para aliviar el estrés y el sufrimiento.

La Atención Plena aumenta la conciencia del momento presente y nos ayuda a vivir aquí y ahora que es el único tiempo en el que podemos vivir desempeñando un importante papel en la mejora de nuestro bienestar físico y psicológico.


DIRIGIDO A:
Aquellas personas que deseen iniciarse en la práctica de mindfulness y también a quienes deseen retomar, reactivar y profundizar en su práctica.

Este curso puede ser una oportunidad para aprender a vivir con menos estrés, con más armonía y equilibrio, conociéndonos mejor y siendo más auténticos en nuestras relaciones.

La energía y la presencia del grupo facilita el proceso, confiere seguridad y procura un clima de apoyo y aceptación.


METODOLOGÍA:
Durante el recorrido del curso, se dotará a los participantes, de los conceptos y herramientas necesarios, para iniciar e interiorizar una práctica continuada de meditación mindfulness mediante explicaciones teóricas, apoyadas por material audiovisual y escrito, y prácticas de meditación grabadas en clase.

El curso se imparte en dos modalidades:

INTRODUCCIÓN AL MINDFULNESS: Curso de 8 sesiones presenciales de dos horas de duración en las que se imparte contenido teórico y se realizan distintas prácticas y ejercicios. Se trata de un taller dinámico en el que a través de la participación activa de los alumnos (aquellos que lo deseen) profundizamos en la experiencia y extraemos las lecciones más importantes.

INICIACIÓN A LA PRÁCTICA DE MINDFULNESS: Curso de 18 sesiones presenciales de dos horas de duración impartidas con frecuencia quincenal. Esta temporalización nos permite realizar un proceso sosegado, personal y real de forma adecuada y sostenida en el tiempo, lo cual facilita la integración de mindfulness en nuestras vidas, de manera progresiva y suave. Asimismo, nos permite hacer un seguimiento individualizado y cercano de cada participante y nos facilita darle el apoyo y la orientación más ajustada a su situación personal.

Es el desarrollo de la práctica y la adquisición de la misma por parte de cada participante lo que permite que el mindfulness sea incorporado al repertorio conductual y, de este modo, descubrir los beneficios que aporta en la vida diaria.

Estos cursos no requieren experiencia ni conocimientos previos sobre mindfulness, pero sí el interés y el compromiso suficiente para desarrollar una práctica diaria de meditación. 


OBJETIVOS:

Acercarnos al conocimiento y la práctica del mindfulness o Atención Plena.
Aprender a reducir el estrés y a gestionar nuestras emociones dirigiendo nuestra atención al momento presente.
Facilitar un cambio de actitud que promueva la adquisición de mayores cotas de salud y bienestar.
Aprender a gestionar nuestra mente y nuestras emociones.

Practicar en sesión, compartir con el grupo, profundizar en la incorporación del mindfulness en nuestra vida.
Aprender a superar las dificultades que puedan surgir en la práctica.
Aprender diferentes tipos de prácticas que nos permitan adaptarlas a nuestro estilo de vida.


BENEFICIOS:
En la esfera personal la práctica de la Atención Plena conlleva múltiples beneficios. Los que aquí se presentan están basados en la investigación científica y cada uno de ellos está respaldado por múltiples trabajos realizados en las más prestigiosas universidades del mundo.

La práctica continuada de Mindfulness:

Potencia el sistema inmunológico y la producción de anticuerpos.
Mejora la respuesta al estrés: disminuye la secreción de cortisol.
Produce vitalidad a la vez que un estado relajado.
Permite llegar a captar mejor la realidad y la manera en que nuestra mente llega a deformarla.
Favorece una mayor concentración y claridad mental.
Tomamos conciencia de aquello que evitamos y de los juicios que emitimos.
Aumenta la sensación de Calma, Serenidad y Paz.
Aumenta la inteligencia emocional.

Restablece antes el equilibrio emocional tras una crisis o conflicto.
Reconocimiento del cambio constante.
Favorece los estados de ánimo positivos.
Mejora la gestión de emociones negativas (aflictivas) aumentando el equilibrio emocional.
Facilita el conocimiento de uno mismo a través de la comprensión de la propia experiencia.
Fomenta una actitud básica de respeto y amor hacía sí mismo y hacia todos los seres.
Incrementa la empatía y el altruismo.


default image

Me ha aportado serenidad y calma y un enfoque de la vida y de vivir todo lo que nos pasa mucho más natural, fácil y, sobre todo, una filosofía de vida feliz.

7 febrero, 2019

<
>